Vuelta al mundo. Capítulo 13

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Pin It Share 0 Email -- 0 Flares ×

 

5 de Octubre

Segundo y tercer día de navegación en el Océano Pacífico.

Los días de navegación, transcurren serenos y plácidos en el crucero. Mientras te recuperas del ajetreo de las excursiones y las salidas, estos días son en los que organizas tu vida a bordo del barco.

Escribes los diarios, descargas las fotos, descansas… Vuelves a tu libro, a tu descanso y a tu rutina, dejándote mimar por las actividades y la relajación de la vida a bordo.

Viajar en barco es diferente. Combina lo mejor de un hotel lujoso para relajarte si así lo deseas en el spa, tomando el sol en la piscina, leyendo en alguno de sus rincones con vistas al mar azul o combinar un sinfín de actividades que se ofrecen a cada momento como bailar, aprender un idioma, asistir a una conferencia, al teatro o a un concierto, jugar en el casino, ir al gimnasio o jugar al golf.

En el diario di bordo encuentras en la mañana, tarde y noche, actividades para todas las horas y para todos los gustos, mientras el barco sigue su incansable ruta hacia nuevos destinos.

He de decir que esta combinación de navegación y escalas en los puertos, resulta de los más acertada y agradable, dejándote disfrutar de ambas cosas sin preocupaciones ni prisas.

Entre las muchas actividades ofertadas, ayer asistí a una conferencia sobre la vida a bordo del barco, que resultó la mar de interesante. Y como continuación, hoy visitamos las cocinas.

Todo es interesante en este “mini mundo” que conforma el viaje. La organización de esta ciudad flotante es sorprendente.

Más de mil personas trabajan en pequeños batallones para hacer de tu vida unas vacaciones perfectas. La preparación y esmero en el detalle es fundamental para hacer funcionar este coloso. Desde el Capitán al último tripulante, la calidad humana y el trabajo es perfecto. Todo brindado a nuestro bienestar. Estoy impresionada con todo y me parece justo comentarlo. Un diez para ellos.

6 de Octubre

Hoy es otro día de relax. Remoloneamos para desayunar y bajamos a las 9 al Taurus.

Aunque quedan todavía varios días para llegar a Estados Unidos, hoy hay que completar algunos trámites.

En la mañana, tenemos que recoger los pasaportes y rellenar unos formularios que nos han dejado en la cabina.

Como nunca hemos estado en Estados Unidos, ando un poco preocupada con el lío que se monta para la aduana.

Nos dicen que cada uno de los tres días que bajamos a puerto, deberemos completar el trámite de pasar por la aduana.

Esta, junto con la de Australia y la India, son las únicas tres aduanas que debemos cruzar “en persona”. En el resto de países en los que hemos estado y los que nos quedan por visitar, es el barco el que se encarga de hacerlo por nosotros.

Nos recogieron los pasaportes a nuestra llegada. Según nos explicaron en la conferencia de ayer, una vez el barco finaliza la maniobra de atraque, los primeros en subir a bordo son los funcionarios de inmigración del país que visitamos.

Ellos se encargan con los empleados de Costa, de visar nuestros pasaportes y permitir la entrada al país de los pasajeros. Una gran comodidad a la que estamos acostumbrados en este viaje.

Pero parece ser que USA es diferente. Tanto es así, que esta mañana a las 12, hay una conferencia en el teatro sobre los pasos a seguir para cruzar la frontera estadounidense.

Otro de mis quehaceres para hoy, será pasar por la biblioteca a dejar un libro que he terminado y coger otro nuevo. Hay pocos libros en español, pero suficientes para pasar el rato si te gusta leer.

Aparte de la biblioteca, mucha gente tiene libros a bordo y los intercambiamos. Leer es otro de los grandes placeres que te reserva hacer un crucero con días de navegación. Un gustazo hacerlo mirando el mar.

Hablando de mirar el mar… Ayer y hoy hemos visto delfines!!!! Después de desayunar, subimos a la cubierta tres a sentarnos un rato y mientras fumamos un cigarrito, mirar el mar.Aparte del bonito y relajante azul de las aguas del océano, suelen verse gaviotas y peces voladores alrededor del barco. Ayer y hoy, vimos manadas de delfines que saltan juguetones cerca de nosotros. Hasta una gran tortuga nadando debajo del agua!! Precioso!!!

Tomás

Mañana desembarca Tomás. Uno de nuestros compañeros de tertulias, el parlanchín dicharachero Tomás deja el crucero. Tiene familia aquí y da por terminado el viaje para pasar unos días y luego volar a Madrid.

Hemos hecho una buena amistad. Compartido muchos buenos ratos y risas. Un buen compañero de viaje. Nos hicimos una foto ayer en el barco y se la hemos regalado dedicada y firmada por el grupo.

Yo le he puesto que somos “Dartañana” y los tres mosqueteros. Le ha hecho mucha ilusión. El trajo una botella de espumoso italiano a la última sobremesa nocturna. Lo hemos pasado en grande y nos hemos despedido entre lágrimas y abrazos.

Le vamos a echar mucho de menos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *